Agustín de la Herrán lleva realizando desde 1945 una obra escultórica de una riqueza extraordinaria, tanto en calidad como en cantidad. Obra que abarca desde los más impresionantes monumentos como el dedicado a la Inmaculada en Quito, hasta la perfección en el detalle de las pequeñas medallas conmemorativas, pasando por los magníficos y numerosos retratos. Se ha dedicado intensamente, considerando el arte como una verdadera profesión, siendo un escultor que sabe el oficio y poniendo sus amplios conocimientos al servicio de las necesidades escultóricas.

La obra de Agustín es una búsqueda de nuevos valores, basándose siempre en la tradición, evolucionando hacia un expresionismo simbólico que trasciende la realidad. Toda su obra se haya impregnada de una simbología, cada parte de sus esculturas, cada resquicio tiene un sentido concreto, un porqué determinado. El mismo autor declara buscar dentro de las líneas una escultura simbólica que utiliza como fundamento el valor de la espiritualidad humana, la figura del hombre, sus gestos y actitudes y la representación de ideas modernas. Asimismo, en todas sus obras se adivina una profunda inquietud religiosa.
Inicio Site desarrollado por Dfutura Soluciones Multimedia. Optimizado para 800x600